Política de cookies

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra página web. Al utilizar nuestra página web aceptas el uso de cookies; puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra página web en la sección de Política de Cookies.

Resonancias Magnéticas

Los implantes Cochlear Nucleus® solo pueden someterse a RM en determinadas condiciones. La resonancia magnética (RMI) está contraindicada excepto en los casos descritos a continuación. Si el paciente tiene otros implantes, consulte las instrucciones del fabricante antes de llevar a cabo una RMI. No permita que un paciente con un implante permanezca en una habitación donde haya un escáner RMI excepto en las siguientes circunstancias especiales.

El paciente debe quitarse el procesador de sonido antes de entrar en una habitación en la que haya un escáner de RMI.

La calidad de la RMI se verá afectada por el implante. Con el imán extraído, la sombra en la imagen puede extenderse hasta 6 cm del implante. Con el imán en su sitio, la sombra en la imagen puede extenderse hasta 11 cm del implante. Las sombras suponen una pérdida de información para el diagnóstico alrededor del implante.

Las indicaciones de seguridad para RMI dependen del modelo del implante. Si no está seguro del modelo, su médico tendrá que hacerle una radiografía para comprobar la inscripción radio-opaca del implante.

Cada implante lleva tres caracteres de platino impresos. Si el carácter del medio es una “Z”, el implante no tiene un imán extraíble. La serie CI500 y los implantes ABI541 tienen un imán extraíble pero, a diferencia de implantes cocleares más antiguos, no tienen inscripción radio-opaca.

Pruebas no clínicas según la norma internacional ASTM F2182 han demostrado que los implantes arriba nombrados pueden escanearse sin riesgo con campos magnéticos estáticos de 1,5 y 3,0 teslas a un coeficiente de absorción específica (SAR ) promediado en la cabeza máximo de 2 W/kg durante 15 minutos. En pruebas no clínicas, los implantes arriba mencionados provocaron un aumento de temperatura menor de 2°C a un SAR local máximo de 2 W/kg bajo las condiciones específicas de prueba indicadas más arriba.

Pruebas no clínicas según la norma internacional ASTM F2182 han demostrado que el implante ABI541 puede escanearse sin riesgo con campos magnéticos estáticos de 1,5 y 3,0 teslas a un coeficiente de absorción específica (SAR ) promediado en la cabeza máximo de 0,7 W/kg y 0,5 W/kg respectivamente durante 15 minutos.

Pruebas no clínicas según la norma internacional ASTM F2182 han demostrado que el implante CI551 puede escanearse sin riesgo con campos magnéticos estáticos de 1,5 y 3,0 teslas a un coeficiente de absorción específica (SAR ) promediado en la cabeza máximo de 1,0 W/kg y 0,6 W/kg respectivamente durante 15 minutos.

Los equipos de RMI ofrecen una monitorización del nivel de SAR para la cabeza o para todo el cuerpo según cada caso. La siguiente tabla le guiará sobre los niveles respectivos permitidos con los implantes arriba mencionados.

Nota

Los fabricantes de máquinas RMI suelen declarar que el escaneado de pacientes con implantes está generalmente contraindicado. Esta declaración es sólo preventiva puesto que los fabricantes de máquinas RMI no pueden garantizar la seguridad para todos los tipos de dispositivos implantables.

Cochlear ha realizado pruebas específicas para los implantes arriba mencionados y con ellas determinó los límites de seguridad SAR necesarios. Las máquinas RMI más recientes pueden monitorizar los niveles de SAR. El fabricante de máquinas RMI debería proveer información sobre cómo mantener los niveles de SAR con su máquina.

El imán sólo puede dejarse en su sitio para algunos implantes en determinadas potencias de campo.

Aunque es improbable con el vendaje recomendado, existe la posibilidad de que el imán se mueva durante la RMI y se salga de su bolsillo correspondiente en el implante. En este caso se requerirá una intervención quirúrgica para reubicar o cambiar el imán.

  1. Informe al paciente de que podría sentir un ligero tirón durante el escaneado. Ver más abajo el apartado Comodidad del paciente.
  2. Retire el equipo externo del paciente (procesador y bobina) antes de dirigirlo a la habitación de la RMI.
  3. Si el escaneado es a 0,2 T o menos, no se requiere vendaje pero sería recomendable hacerlo. Vaya al paso 4. Si el escaneado es a más de 0,2 T, hasta (inclusive) 1,5 T (el imán debe retirarse a más de 1,5 T), vende la cabeza del paciente para reducir la posibilidad de que el imán se mueva. Aunque es improbable con el vendaje recomendado, existe la posibilidad de que el imán se mueva durante la RMI y se salga de su bolsillo correspondiente en el implante.

Realice el vendaje alrededor de la cabeza de la siguiente manera:

  • Use un vendaje elástico de compresión con una anchura máxima de 10 cm. Se pueden utilizar vendas comunes. No se requiere un vendaje especial.
  • Asegúrese de que la línea central del vendaje se encuentre sobre el lugar del imán del implante.
  • Utilice un mínimo de dos capas bien tensas para aplicar una firme presión en el lugar del implante. “Presión firme” = el vendaje pierde su elasticidad.
  • Puede usarse una tablilla (véase la tabla siguiente) colocada contra la piel encima de la ubicación del imán para maximizar la estabilidad del imán.
  1. Realice la RMI. No es necesario colocar al paciente de forma particular debido al implante.

Explique al paciente que el vendaje de compresión (para RMI superior a 0,2 T) reducirá la probabilidad de que el imán del implante se mueva.

Aún así, puede que el paciente note la resistencia del imán como presión en la piel. La sensación será parecida a si ejerciéramos una fuerte presión con el pulgar sobre la piel.

Si el paciente se queja de dolor a causa del vendaje, compruebe que no está demasiado apretado y, en caso necesario, realice una RMI a 0,2 T (no es necesario el vendaje). Como alternativa, consulte con el médico de cabecera del paciente para decidir si se debe retirar el imán o se le puede suministrar un anestésico local al paciente para reducir las molestias.